Paula Echevarría: “Yo nunca subo una foto bebiendo alcohol o fumando en las redes sociales”

paula1-537x360

Paula Echevarría se ha levantado a las seis de la mañana, pero apenas se le nota. Su humor sigue intacto y no hay rastro de ojeras. El día anterior también durmió cuatro horas sumergida entre los rodajes de la serie ‘Velvet’, sus presentaciones y su vida familiar. “A veces me pregunto cómo levantándome tan pronto me quedan tantas cosas por hacer”, bromea con su estilista. En esta ocasión, le espera una frenética jornada de entrevistas y fotos para presentar su último perfume: Paula L’Eau.

Háblanos de ‘Velvet’. Tu personaje da un giro esta temporada.Da un giro la serie en general.

Van a pasar unos cinco años. Por lo tanto, todo habrá cambiado mucho. Tanto en ‘looks’ como en la historia en sí. Habrá avanzado tanto y con giros tan inesperados que cuando comí un día con Teresa Fernández-Valdés (productora) le decía “espérate, no vayas tan rápido que me pierdo”. Si yo me pierdo, imagínate lo que le va a pasar al espectador. No puedo contar nada, pero va a ser otra serie dentro de ‘Velvet’

¿Qué tal te ves con el pelo corto de Ana?

Muy bien. Fue una propuesta mía. A mí me apetecía que Ana cambiara mucho porque todo lo que le ha pasado ha sido muy intenso, especialmente en la última temporada. Necesitábamos una Ana muy renovada y diferente a la que habíamos visto. Ya que pasábamos a la década de los 60 y habían pasado cinco años, propuse hacer un cambio bastante radical. Si siempre llevaba media melena, dije ‘o melenón años 60 o un corte ‘twiggy’ muy radical. A la hora de hacer la prueba con las pelucas, lo tuvimos claro. Le da mucho carácter y personalidad. La gente dice que me hace mayor, pero han pasado cinco años para Ana y es madre. Yo estoy encantada porque como nunca en mi vida me atrevería a cortarme el pelo así es una manera de poder verme todos los días de esa manera. Paso la mitad del día con el pelo largo y la otra mitad con el pelo corto.

Así que Ana por fin va a espabilar en esta temporada, ¿no?

Sí, está muy espabilada, ya la veréis. Todas las cosas que han pasado, tanto las que habéis visto como las que han pasado en ‘off’ de las que os iréis enterando en los capítulos, le han hecho mucho más fuerte y directa. Hay una relación muy ‘heavy’ con el italiano (no de amor, sino laboral), donde no se va a callar una y se va a enfrentar a él y a quien haga falta, pero como nunca la hemos visto antes.

La serie se sitúa en la España de los 60, una época de muchos cambios…

Sí, Teresa y Ramón (Campos) en las ruedas de prensa de cada temporada prometieron que íbamos a vivir el cambio de la Alta Costura al ‘prêt-à-porter’. Fue muy importante para la moda en el mundo entero y teníamos que recrearlo. Es muy interesante ver cómo llega la propuesta, todo lo que tienen que pasar hasta llegar a esto porque eran muy cerrados de mente. Solo estaban acostumbrados a un tipo de moda.

Ya estáis en la cuarta temporada, ¿te has planteado tu vida posVelvet?

Nunca me planteo nada. Vivo día a día y como mucho pienso en la semana que viene. Mi vida no me permite ir más allá y no me gusta planteármelo. En plazos muy largos es mejor dejarse llevar.

¿No tienes ganas de que te den un papel de mala?

(Risas) Me gusta ser buena. Buena con carácter, pero estoy muy contenta con mi papel. Ana está en un momento que tiene carácter y es luchadora. No es una buena simple.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *